Feeds:
Entradas
Comentarios

Las butacas de los cine son muy cómodas, pero en verano parece que apetece más disfrutar de las actividades al aire libre y al fresquito. Entre nostalgia se mueve mi madre cuando oye la palabra cine de verano porque en su época, eso era lo que se estilaba. En la mía, esta corriente perdió fuerza. Creo que puedo contar con los dedos de una mano las veces que fui al cine de verano de pequeña. Y para goce mío y el de tantas otras personas, desde hace unos años, ciudades de toda España recuperan esta bonita costumbre. Madrid es una de ellas.

Hay decenas de propuestas de cine de verano para todos los gustos en la capital, pero yo he querido recopilar en este artículo las que ofrecen butacas a coste cero (gratis, gratis) y donde, por lo general, podrás llevar tu bebida y comida para disfrutar al aire libre de una de las aficiones más queridas, la del séptimo arte. Recuerda respetar el entorno donde se organizan estas actividades gratuitas, así que si vas con comida o bebida, recoge todo antes de marcharte.

La mayoría de las proyecciones están previstas en fin de semana, a partir de las 22h, pero también hay algunas opciones entre semana. ¿Tipo de películas? De todo un poco, desde lo más comercial y con varios premios a la espalda, a pelis de animación, en V.O. con subtítulos y hasta las más clásicas.

12 + 6 son las propuestas que recojo a continuación. ¿Palomitas listas? La función va a empezar… Shuuuuu.

Auditorio del Parque Lineal del Manzanares

Para los que no se hayan pasado nunca por este parque, cuenta con un inmenso auditorio aire libre, escenario de este cine de verano. En la cartelera, películas estrenadas en los últimos años, tales como: “Verano 1993″, El ciudadano Ilustre”, “Déjame salir” o “Wonder Woman”. En la programación también hay cabida para la pelis infantiles con “Las aventura de Tintón: El secreto del Unicornio” o “El libro de la selva”. Algunas películas se proyectan en V.O con subtítulos en castellano y otras están dobladas.

¿Dónde? Paseo de Perales, s/n (Metro Hospital 12 de Octubre).

¿Cuándo? Sábados de julio a las 22h30 y sábados de agosto a las 22h.

Programación Cine de Verano del Auditorio del Parque Lineal del Manzanares.

A tener en cuenta: Entrada gratuita hasta completar aforo.

Seguir leyendo »

Anuncios

A veces, ¿no te ocurre a ti que te resulta inverosímil que determinadas zonas o regiones de diferentes países pasen desapercibidas para los ávidos viajeros?

Podría decir que el Alentejo sería algo así como el primo portugués de mi querida Jaén, la tierra que me ha visto crecer. Dos zonas que no han estado en el punto de mira turístico. Dos zonas a las que el número de visitas turísticas no respondían a la calidad y cantidad de actividades, así como riqueza monumental y paisajística de la que disponen. Pero como ya ocurre con Jaén desde hace algún tiempo, y está ocurriendo con el Alentejo, esto está cambiando. Adentrarte en el Alentejo, es disfrutar de su rica y variada gastronomía, es atreverte con alguno de los deportes de aventura que ofrece y es perderte por las calles empedradas de sus pueblos de cal blanca para disfrutar de vistas de infarto desde lo más alto de sus innumerables fortalezas.

Foto de Sergio, del Blog Nada Incluido

En mayo, instaurado el fresquíbiri propio de la época y subidos a una furgoneta de Europcar, nos dirigimos al corazón del sur portugués, el Alentejo. Sí, al sur, pero no tanto como el archiconocido Algarve. Justo por encima se sitúa esta región que, como su nombre indica (“Além Tejo“), está ubicada más allá del Tajo. A pesar de su enorme extensión, representa casi una tercera parte de todo el territorio portugués, es una zona bastante despoblada pudiendo presumir de un entorno natural bastante tranquilo. Salpicada de pueblitos blancos que coronan cimas aquí y allá, el Alentejo deja entrever desde el asfalto su pasado defensivo.

Foto de Sergio, del Blog Nada Incluido

Seguir leyendo »

En marzo, con motivo de la celebración del “Día Internacional de la Mujer” ElDiario.es publicó un artículo con los consejos de 9 mujeres viajeras, entre ellas, estaba yo. Un auténtico placer que contaran conmigo y por supuesto, muy agradecida de compartir espacio con grandes viajeras que admiro.

En el artículo que lleva por título “Consejos de mujeres viajeras para mujeres viajeras” se recogen las experiencias y truquillos de cada una de nosotras. Mi consejo rezuma empoderamiento. Creo y escucho aún conversaciones donde tanto hombres como mujeres subestiman el poder de la mujer para viajar sola. Entiendo que, probablemente, la mayoría de veces sea más con ese carácter preventivo y protector con el que se mira a la mujer que por “minusvalía”, pero en el fondo, no importa tanto el razonamiento que se esconda detrás, sino el resultado que provoca: miedo. Basta ya de miedos, obstáculos, peros, desprecios y cualquier tipo de pedrusco literal o figurado que no nos permita deambular por el mundo libremente con la firme intención de descubrirlo y disfrutarlo. Podemos y tenemos que salir ahí fuera con la misma fuerza y confianza con la que lo hacen los hombres. Eso no quiere decir que no seamos prudentes y realistas con las situaciones con las que tenemos que lidiar las mujeres de todo el mundo, pero que no sirva para acobardarnos y dejarnos en un estado de reposo perenne. Necesitamos sentirnos vivas y libres.

“No hace falta irte lejos, pero sí sola” es el título de mi pequeña intervención en este artículo. Yo creo que la idea no es viajar sola porque sí, es viajar sola para ser consciente de que sí que se puede.

Tenemos alas para volar, no permitas que nada ni nadie las amarre.

Seguir leyendo »

El jueves 28 de febrero, se inauguraron las #iatiJGV con dos magníficas charlas que entusiasmaron al público, y a mí, por supuesto.

Con furgo y a lo loco

Empezaron Estrella y Phil contando su viaje en su furgo Macarena. Una apasionante escapada poco premeditada y aún menos planificada que les llevó hasta China, pasando por 33 países y viajando durante unos 20 meses.
Entre otras cosas, compartieron algunos trucos para conseguir alargar el viaje sin necesidad de aumentar el presupuesto. Desde el clásico Couchsurfing, hasta el desconocido (al menos para mí) Mind My House. Esta segunda página me pareció súper interesante. Voy a explicar brevemente cómo funciona. Tienes que darte de alta en la página creándote un perfil (tipo como el te pudieras crear en cualquier otra plataforma que se basa en la confianza, Airbnb o Blablacar, por ejemplo) y pagar 20$ al año. El funcionamiento es sencillo. Igual que hay páginas para buscar un/a niñero/a para tu hijo/a o un cuidador de perros para tu mascota, puedes buscar a alguien que cuide de tu casa o apartamiento si tienes pensado estar un tiempo fuera. Desde gente que se va de viaje y necesita que cuides de su casa y mantengas su jardín a otros que necesitan que te quedes con su mascota. Esos podrían ser los casos más comunes, pero Estrella y Phil nos contaron un plan mucho más exótico. Cuando estuvieron en Sri Lanka, gracias a esta página, encontraron un sitio donde necesitaban a gente que se hiciera cargo de una plantación de canela. Y en Costa Rica se quedaron cuidando y gestionando un pequeño hotelito de unas 5 habitaciones. Práctico, ¿verdad? Es una plataforma súper interesante si quieres marcarte una escapada ahorrándote el alojamiento y compartiendo una experiencia diferente de la meramente turística.

Seguir leyendo »

La catedral de Justo impresiona. No solo por sus enormes dimensiones, sino por todo lo que se esconde tras su fachada, la fe de un solo hombre. Justo Gallego, sin conocimientos de arquitectura y casi sin ayuda, ha dedicado su vida a la construcción de este enorme templo. Materiales reciclados son la esencia de esta catedral, desde latas, a ladrillos rotos, rejas, puertas y todo lo que ha ido encontrado o le han donado.

Aunque a primera vista su estructura pueda parecer tosca por su aspecto inacabado, a esta enorme catedral no le falta detalle ni escasea en dimensiones. Cuenta con más de 4.500 m2, supera los 35 metros de altura y tiene más de 50 m de largo por 20 m de ancho.

El templo posee una amplia cripta (en el subsuelo, como de costumbre) a la que se puede acceder desde el interior del templo o desde el patio, un baptisterio y varios torreones.

Decenas de cúpulas que apuntan hacia el cielo y cientos de cristaleras que Justo ha ido haciendo a lo largo de los más de 56 años que lleva construyéndola.

Seguir leyendo »

He de reconocer que probablemente llevara un año o más sin comer cereales, pero el plan me atraía. Mi relación con los cereales es como una relación de amor-odio, solo que en vez de odio, pasa a ser desidia. O de repente tengo 3 tipos de cereales en casa, o paso a estar un año o más sin comer ni uno solo.

Hace un par de años abrió en la zona de Malasaña la primera cafetería dedicada en exclusiva a los cereales, Cereal Hunters Cafe. Muchos le auguraron un par de meses de vida pensando que era un producto con un nicho de mercado muy reducido. Partiendo de la base de que no muchos toman cereales, que está asociado a un momento muy de casa-desayuno-cena y que incluso los que lo toman, ni siquiera lo hacen todos los días, parecía que les esperaba un porvenir bastante complicado. Pues bien, todo lo contrario. No solo no cerraron, sino que tenían un séquito haciendo cola en la puerta del local esperando pacientemente para tomar su ración de cereales. Yo lo tuve como un pendiente durante mucho tiempo, pero al final nunca encontré el momento.

Seguir leyendo »

El ritual mañanero suele ser cosa fina, o al menos a mí me pasa. Un ejército de bostezos me impiden articular palabra. A duras penas y tras un muro de legañas como puños me arrastro hasta el baño en busca del lavabo. Bueno, si me hago pis, me siento de aquella manera rezando con que la taza no esté bajada o con que tenga la suficiente habilidad para subirla. Tras lo propio, me echo tres, cuatro y hasta cinco veces agua fría en la cara con la firme intención de evacuar las legañas y esperando que un atisbo de espabilo aparezca por mi cara. Para qué nos vamos a engañar, el agua quita las legañas y supone un primer contacto con la vida misma, pero la torta la sigues teniendo y no te la quitas de encima hasta que te enchufas un buen café. Hay quien, incluso, no le puedes hablar hasta que no se ha tomado el elixir negro (y no, no voy a señalar a nadie, jaja).

Desde hace más de un año, tengo en casa una de las llamadas cafeteras sin cables. Una Aeropress, para ser más precisa. El aparatejo lo inventó el canadiense Alan Adler. Según cuenta en esta entrevista que le hizo Perfect Daily Grind, él andaba buscando una cafetera que le permitiera hacer el café a la temperatura que él quisiera y no existía. Su inquietud y pasión por el café le llevó a crearla. Y como os contaré a continuación, ya veréis que es una cafetera que te permite jugar con muchos parámetros, entre ellos, la temperatura para conseguir preparar tu café perfecto.

Seguir leyendo »

Viajando

Imágenes y sensaciones

Blog de Viatges Tuareg

Allí donde terminan las rutas habituales.