Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Calabar’

Los calendarios, artículo más que socorrido en las mesas de oficinas, estanterías de casa y paredes de cocina, además de ubicarte en el día de la semana, también pueden sacarte una sonrisa. Es el caso del calendario solidario que diseña la Asociación Mme Ma Fi Calabar cada año. Un mes, un #sonrisON.

De típico tiene poco, un diseño alegre y desenfadado te da la bienvenida al 2014. Las fotos a media página, hechas por voluntarios y voluntarias que estuvieron trabajando en Calabar, y las frases inspiradoras del interior te dejarán con buen sabor de boca y con ganas de empezar el siguiente mes con energía. Vendo calendario Mme Ma Fi Calabar con abrazo de regalo (literal). ¿Quién quiere uno o varios? Una buena opción como regalo de navidad o de amistad.

Calendario 2014

Calendario 2014

Otra idea que además entretiene es comprar un par de calendarios Mme Ma Fi 2014 y hacer un bingo y/o rifa con los amigos, familia o compañeros de trabajo en cualquiera de las cenas, reuniones o comidas que tienes en los próximos días. Yo lo hice el año pasado con mis amigos y amigas y fue un exitazo. 

Gracias de corazón y ya sabéis, me podéis contactar de cualquier manera (mensaje en el artículo, correo electrónico, llamada al móvil, carta postal, un “oye Isa” por la calle,…). Los que tenéis el supercalendario del año pasado, ya sabéis que el precio fue 10 euros. Este año, hemos querido adaptarnos también a esos bolsillos que a pesar de sufrir las consecuencias de esta devastadora crisis, quieren colaborar con nosotras. Por eso, el precio del calendario oscila entre 8 y 10 euros, en función de lo que cada uno pueda aportar. Ya sabéis que los fondos recaudados van para esta asociación que lucha por poder ofrecer un futuro digno a los niños y niñas de Calabar (ciudad al sur de Nigeria).

Mme Ma Fi Calabar vuelve a la carga un año más. Y tú, ¿te apetece empezar -y terminar- el año con nosotras? 

PD: Alguna foto del calendario es mía, así que más alegría me dará a mí si me pides un calendario. La mejor manera de colarme en tu casa.

Para los que aún nos conozcan la Asociación Mme Ma Fi Calabar, enlace al blog y a su página en facebook. Enlace al post del año pasado con el calendario del 2013.

Anuncios

Read Full Post »

Hoy se cumplen 2 años del inicio de un gran sueño. El 15 de junio de 2010, pisamos Nigeria. El 16 ya estábamos en Calabar. Por delante nos esperaba un año de voluntariado.

El punto de partida de un cambio que marcaría un antes y un después en nuestras vidas. Una auténtica prueba de supervivencia anímica. Un hula hoop de sentimientos. Una vuelta de tuerca a nuestra visión del mundo. Una marea de porqués. Un brote de arañazos de dura realidad. Un chute de verdades que nos dejaron sin aliento.  Nudos en la garganta, lágrimas descontroladas, rabia contenida, sentimientos a flor de piel. Era como vivir en un documental de la 2 constantemente. Todo nos parecía nuevo. Todo nos sorprendía. Todo nos emocionaba. Nada nos dejó indiferentes.

(más…)

Read Full Post »

¿Y por qué? – te preguntarás. Pues porque deberán pasar 100 años más para que se vuelva a producir un fenómeno como éste. Una fecha así sólo se da un vez cada siglo, y hemos tenido la suerte de que nos toque a nosotros. ¿Y qué más de especial tiene? Os lo contaré, aún estáis a tiempo.

Veréis, circula por la red, para aquellos supersticiosos optimistas, que si pides un deseo a las 11.11 del 11.11.2011, se cumple. ¿Mito o realidad? Pues ni yo lo sé. Lo que sí sé es que intentar averiguar si es cierto, sería muy complicado. Sin embargo, pedir el deseo…apenas me llevará unos instantes. Así que yo, por probar que no quede. ¿Quién sabe? ¡Lo mismo se cumple!

Horas, fechas, minutos, días, años, siglos, meses, estaciones, momentos, segundos. A fin de cuentas, tiempo. Y del tiempo os quiero hablar esta vez. Pero no os penséis que es porque no tengo nada interesante que contaros, todo lo contrario. ¿Os acordáis de Mme Ma Fi Calabar? (Ver artículo “Mme Ma Fi Calabar llega hasta el corazón de Jerez“). Es la asociación que habían montado María y Ester para seguir ayudando a los niños y niñas de Calabar. Como siempre, siguen imparables. Sus cabecitas y las de mucha gente, que de manera anónima y desinteresada colabora con la asociación, están unidas para dar salida a muchos proyectos. ¿Qué es lo nuevo que nos traen? Su calendario solidario MME MA FI CALABAR 2012.

Podría decir algo así como “12 meses, 12 causas”, que suena muy bien. Pero todos sabemos que es el eslogan de una campaña, también solidaria, de mucho reconocimiento. No nos viene al pelo, así que nos da igual. Lo que mueve a Mme Ma Fi Calabar Asociación es un único objetivo, una sola causa. Luchan por un futuro digno para los niños y niñas de Calabar.

En 1989, UNICEF revelaba un dato abrumador: 100 millones de niños viven en las calles (ver más datos). Una cifra que, desgraciadamente, ha ido aumentando a pasos agigantados. La realidad de Nigeria no es diferente (para conocer el testimonio de un street children o niño de la calle, haz click en el siguiente enlace de la página de UNICEF-en inglés). Miles de estos pequeños malviven en la calle. Unos llevan años como supervivientes en las grandes urbes, otros acaban de llegar. Un futuro truncado. Un niño que dejará de ser niño, a marchas forzadas, porque la calle no le da otra opción.

Los calendarios solidarios de Mme Ma Fi Calabar, se unen así a la lista de actividades promovidas por esta asociación para conseguir fondos. Si quieres uno, no tienes nada más que pedirlo. ¿El precio? 10 euros. ¿Quieres saber qué se puede hacer en Nigeria con ese dinero? Pues con esos 10 euros se podrían vacunar a 4 niños de las 5 enfermedades más comunes de Nigeria. Si quieres conocer más. Pásate por el blog de la asociación Mme Ma Fi Calabar o por su perfil en Facebook.

Pero si vas a tener oportunidad de verme a mí (puede ser incluso un excusa para quedar conmigo), pídemelos directamente a mí. Lo antes posible, por favor. Escríbeme al correo, al facebook, al tuenti, mándame una postal , una carta, llámame, mándame un mensaje, escríbeme un comentario por aquí, manda un recado … Lo que mejor te venga.

Y si haces campaña de venta de calendarios en tu colegio, universidad, instituto, en tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo o en cualquier otro sitio que se te ocurra, pues te lo agradeceremos enormemente. El sólo hecho de escucharnos y pasar el mensaje, ya es una gran labor de colaboración. Espero ansiosa vuestros pedidos 🙂

Y no os olvidéis, a las 11.11 toca pedir deseo.

Read Full Post »

Nuestro SVE, o Servicio de Voluntariado Europeo, se supone que ya había acabado en la práctica, al volver de nuestro destino. Sin embargo, nos quedaba por realizar una última parte, la evaluación final.

Nigeria. Un sueño hecho realidad que empezó a tomar forma hace ya más de un año. ¡Cómo pasa el tiempo! (ver artículo, El origen de la aventura nigeriana). Antes de irme, cuando le decía a la gente “Me voy a Nigeria“, la respuesta o reacción era muy parecida. Me miraban con caras raras, e incluso asustadas. Después, seguía la pregunta pertinente: “Pero…y ¿qué se te ha perdido alli?” Pues para ser sincera, no tenía ni la más remota idea de qué se me había perdido. Si era el mechero, si era la cabeza, o qué. Sólo sabía que a pesar de ser una de las decisiones más precipitada, atrevida, e incluso loca de mi vida, tenía el presentimiento de que marcaría un cambio radical en mí. Consciente de ello, más me animé. Las ganas se fueron multiplicando a medida que se acercaba la fecha. Dejaríamos España un 14 de junio de 2010 con rumbo a Nigeria, para volver un 1 de junio de 2011. Y aunque un año era mucho tiempo, sobre todo por lo que te toca vivir y ver, yo sabía desde el minuto 1 que quería quedarme allí hasta el final.

Ahora, ya nos hemos ido, hemos vuelto e incluso nos hemos vuelto a adaptar o maladaptar a esta sociedad. La maleta occidentalizada que llevábamos cargada hasta la bola la perdimos en el viaje para encontrar un montón de verdades y realidades que necesitamos darle salida. Gritarlas al mundo. Y lo mejor de todo, ahora somos mucho más incorfomistas, críticos y activistas. Prudentes, tolerantes y cercanos. Sensibles con problemas que han quedado insensibilizados. Dolidos por realidades irracionales que tenemos que vivir día a día y que aquí son así. Hay que tragárselas. Necesitamos hacer ver a nuestra gente, que lo que nos venden en las noticias, lo que nos dejan ver, no es ni un 5% de lo que pasa en la vida real fuera de este mundo de Show de Truman en el que vivimos. Mariotenillas bombardeadas con absurdos y falsos problemas para quitarle relevancia a lo que realmente importa.

No te duermas, comprométete. Hay mucho por hacer. Cuántos más seamos, más fuerza podremos hacer. Vivir cómodamente y en un burbuja de oxígeno asistido no tiene ningún sentido si no sientes. Si no sientes como los que padecen hambre. Si no sientes como los que mueren porque no tienen acceso a medicamentos básicos. Si no sientes como los que se van a la cama con un ojo abierto y otro cerrado por miedo a morir aplastado por un bombardeo. Si no sientes como los que ven violados sus derechos humanos día tras día sin poder ni siquiera revelarse. Si no sientes… como los que sufren porque nacieron alli y no aquí.

Este fin de semana, del viernes 28  al 30 de octubre nos reuniremos en Mollina (Málaga) con un montón de voluntarios, que como nosotros, ya han acabado su voluntariado. Seremos los únicos que fueron a África. Puede que incluso, los únicos que vivimos una situación bastante peculiar con respecto a nuestro proyecto “Conoce lo Desconocido”, de la ONG Mujeres Entre Mundos. Un proyecto con una base interesante, pero poco práctico. ¿17 voluntarios españoles? Colonización más que integración, ¿no crees?

Deficiencias, falta de transparencia y carencia total de apoyo por parte de nuestra organización de envío fue el pan nuestro de cada día mientras estuvimos alli. Por no hablar, de los innumerables problemas con el visado y la falta de apoyo cuando muchos cayeron enfermos. Necesitamos contarlo, que nos escuchen. Éramos los primeros en embarcarnos en un proyecto de este calibre y con destino Nigeria. Un proyecto complicado de gestionar, pero que perdió el rumbo de gestión desde el principio. Ya os contaré en qué queda todo. Mientras tanto, también estamos esperando a que nos den nuestro certificado YouthPass, un documento que acredita a nivel europeo nuestro servicio de voluntariado.

Read Full Post »

Voy a ser escueta y precisa. Ahora, el tiempo que teníais pensado invertir en leer mi siguiente artículo, lo debéis invertir en ver el nuevo blog de la Asociación Mme Ma Fi Calabar. He tenido un poquito descuidado Rumbo a Nigeria, pero era por una buena causa, ¿verdad? Ya está listo el blog de la asociacion. ¿A qué esperas para verlo? Y como siempre, cualquier sugerencia será bienvenida.

Blog de Mme Ma Fi Calabar (haz clic aquí para acceder al blog).

¿Crees que le falta algo? ¿Tienes alguna idea? ¿Ves alguna errata? ¿Quieres comentar algún tema? Anímate.

Sed pacientes, ahora me toca repartir el tiempo para tener actualizados los dos blogs. Pero prometo seguir dando muchas alegrías a través de Rumbo a Nigeria.

Y recuerda, a partir de ahora, también podrás conocer todas las novedades de la asociación a través de Rumbo a Nigeria. Encontrarás un enlace directo a su blog en el apartado “BlogRoll” que está situado en la parte derecha de esta página.

Un abrazo a todos, y disfrutad de la lectura.

Read Full Post »

Sí, lo sé, voy con mucho retraso, pero intento ponerme al día y seguir subiendo cositas, que el verano está siendo muy duro (tanta visita y tanto viaje me están dejando exhausta).

Pues bien, la espera se ha merecido este artículo, con vídeo incluido. En octubre del año pasado, Tere, Sami y yo decidimos escaparnos el fin de semana e ir a visitar las cataratas de Agbokim.

Ahora echo mano de mi desgastado cuaderno de viajes para no olvidar algunos detalles. El sábado nos levantamos temprano para ir al motor park (ver artículo “Motor Park, el punto de partida de todo viaje que se precie”) en busca de un coche que nos llevase hasta Ikom.

Como siempre, íbamos 6 en el coche más el conductor. Sí, bien apretaditos. Recuerdo perfectamente este viaje porque era el primero de estas características. Yo me senté en la parte del copiloto pensando que con un poco de suerte, lo mismo iría sola. Ingenua de mí.

El coche no salió del motor park hasta haber completado las 6 plazas (1200 nairas por persona, unos 6 euros). ¿Quién se me sentó al lado? Una mujer de unos 40 años y más de 100 kilos de peso. Y claro, me tocó ir en la parte interna del sillón del copiloto. ¿Qué significa eso? Significa que mi culito tocaba tan sólo un 20% de la superficie de ese sillón. El resto del culo quedaba suspendido en el aire, en el hueco entre el asiento de copiloto y el del conductor. Con un brazo echado por detrás del cuello de la mujer y apoyado en el marco de la ventana, y el otro agarrando el collarín del respaldar del conductor, hice un “Y” que ríete tú de los contrafuertes de las iglesias góticas.


Más de 3 horas y media hicieron falta para llegar a Ikom. La primera hora y media se hizo llevadera. Una de las mujeres no paraba de rezar en alto, el chico se entretenía tarareando canciones y en la radio del conductor sonaba música house. ¡Os podéis imaginar el percal! Y yo mientras tanto haciendo de contrafuerte, rígida. Y claro, como era mi primer viaje, aún no tenía confianza, así que lo de apoyarme en el hombrito de la mujer, no lo veía factible. ¡Con la pinta de blandito y confortable que tenía!

Nos pasó algo más en el viaje, pero para averiguarlo, tendréis que ver el vídeo (el enlace está al final del artículo). Pues bien, cuando llegamos a Ikom, fuimos directamente al motor park. Allí debíamos volver a negociar un coche o una moto para que nos llevase hasta Alok, donde, según nos habían dicho, encontraríamos unos monolitos de hace miles de años. Nos costó sudor y lágrimas el regateo, de los peores que recuerdo.

El sitio donde estaban los monolitos no estaba lejos, pero la carretera era horrible. A veces me pregunto, ¿cómo son capaces los nigerianos de meter sus coches por esos caminuchos pedregosos? El coche no le va a durar ni un asalto. Y creo que es porque no tienen miedo a que el coche les deje tirados, y en el caso de que les deje, ellos mismos se lo arreglan. Son mecánicos de supervivencia. (El coche de la foto de abajo no es el que nos llevó a Alok. El que nos llevó a los monolitos tenía los bajos del coche muy bajos).

La verdad es que con los monolitos nos llevamos un chasco bastante curioso. Pensamos que los monolitos eran grandes, gigantes, enormes. De por los menos 3 metros, y lo que encontramos fueron piedras talladas que apenas levantaban un metro del suelo. Encerradas en un recinto con verja donde el césped y los matojos crecían sin mucha censura. Fue el chief o jefe del pueblo quien nos las enseñó. Un recorrido escueto en el que apenas tuvimos tiempo de pararnos a analizar. La voluntad, impuesta por el improvisado guía, ascendió a 300 nairas (un euro y medio). El chief si que había hecho el agosto ese día con un tour que no duró ni media hora.

Después visitamos otro recinto con algunos monolitos más y nuestra decepción cayó en picado. Los monolitos no fueron suficiente incentivo para tanto regateo. Y mucho menos mereció la pena haber aguantado a ese conductor quejica que no paraba de lamentarse y suspirar en cada bache del camino.

El sábado pasamos la noche en el Lisbon Hotels, un hotelito con apariencia de hostal de carretera que a pesar de su humilde apariencia, no escondía demasiadas penurias. La habitación nos costó 2000 nairas entre tres (unos 3 euros y medio cada uno). Y claro, mal acostumbrada estoy. A ver quién paga ahora 20 euros por un hostal en España.

Al día siguiente, nos levantamos temprano y nos fuimos a ver las cataratas de Agbokim. Cogimos una moto en Ikom que nos llevó hasta ese pueblo. En 30-40 minutos estábamos allí. El viaje fue alucinante. Tere y yo íbamos en una moto, Sami en otra. Como era la primera vez que viajaba en moto en Nigeria, me sentí como dentro de un documental de la 2. Disfruté de cada paisaje. Viví cada instante, y por supuesto, en algunos baches, me agarré fuerte al conductor por si me caía.

Es completamente indescriptible la sensación que produce recorrer esos caminos de tierra en una de esas motocicletas campestres. Es como si se produjese una conexión entre tu mente y el entorno en un plano sensorial extraordinario. Las pupilas se afanan por recoger toda la información. La nariz registra olores a la velocidad del rayo. La boca está cerrada para que no entre polvo, pero no pierde detalle. Los oídos luchan por discernir entre el ruido de la moto y el sonido de la naturaleza. Las manos se juegan la vida cuando se sueltan de la cintura del conductor con el único propósito de sentir el azote del aire. Es bestial.

La verdad es que las cataratas de Agbokim alivian mi idea mal preconcebida de las cataratas del Niágara. Cuando ves fotos de Niágara, normalmente sólo muestran las cataratas en sí, pero no suele salir el entorno. Así que cuando fui a Canadá y visité esas gigantescas cascadas, a un lado el enorme torrente de agua y al otro un complejo arquitectónico con casinos y hoteles monstruosos, se me cayó el alma al suelo. Pensé, ¿qué está haciendo el hombre? Espero que aún queden muchos sitios por descubrir. Y que no los descubran. No podía entender cómo habían construido todo aquel armamento de cemento a orillas de esa gran maravilla que nos brinda la naturaleza. Pues bien, las cataratas de Agbokim fueron todo un alivio para mí. Al final de una pequeña aldea con casitas tradicionales se escondía, tras grandes árboles selváticos, estas majestuosas cascadas que gozaban de buena salud gracias a las recientes lluvias.

Aunque sin duda, me quedo con la increíble sensación de alegría y bienestar que me provocó estar bajo una de esas cataratas. El agua golpeaba fuerte contra las rocas. Nosotras, Tere y yo, estábamos de pie, justo detrás de ella.

No podíamos hacer otra cosa que cerrar los ojos y sentir cómo el agua salpicada calaba en nuestra ropa ante la atenta mirada de unos cuantos curiosos del pueblo. Extraña simbiosis la que se produjo bajo aquella cascada de agua. Ahora, recuerdo con nostalgia ese momento tan especial.

Quería escribir poco para que disfrutaseis más del vídeo, pero no ha podido ser. Mis manos tecleaban solas. Ahora sí, os dejo con el vídeo del Viaje a los monolitos de Alok y a las cataratas de Agbokim (haz clic en este enlace para ver el vídeo).

Read Full Post »

A 4 días de abandonar el mes más caluroso de nuestro verano español, me gustaría pasar revista y ver qué pasó hace justo un año. Agosto fue un mes cargado de grandes momentos. ¿Quieres verlos?

Apenas llevábamos un mes y medio en Calabar, y aún éramos prudentes en nuestras salidas por la ciudad. Sin duda, ésta fue una de las primeras excursiones en grupo por la ciudad. Íbamos en busca del “parque de las manos”. Y mira, lo encontramos.

Después de la caminata, decidimos echarnos debajo de un árbol hasta que el sol, la sed y una panda de insectos molestos nos obligó a cambiar de rumbo.


Suelo tener una memoria bastante perezosa y olvidadiza, pero ese día lo recuerdo con mucho cariño.


También por esa fecha, fue el descubrimiento de los rastas de Calabar, ¿os acordáis? Con esa cabañita de madera tan acogedora y tan cerquita de casa.

Ahora, que a la cuarta vez que fuimos y cantaron “No woman no cry”, decidimos no llorarles más a ellos e ir en busca de nuevas aventuras.

Y nunca más supieron de nosotros. Esfumada a la francesa, que para ellos la expresión termina más bien con eso de “a la española”.


Fue también en agosto cuando las niñas del centro de adolescentes embarazadas en el que trabajábamos, dieron a luz. La verdad es que la visita a ese hospital, fue una experiencia bastante traumática para mí. Y creo que lo dejé bastante claro en el artículo “Hospital de guerra”. No sé porqué pero aún hoy cuando la gente me pregunta qué me impactó de Nigeria, a parte de las condiciones en las que viven muchos niños, ésta es una de las primeras imágenes que se me vienen a la cabeza.


Fue también en agosto cuando acudimos al Leboku Yam Festival, en Ugep. Hice una pequeña referencia a este festival al repasar esos primeros 6 meses en Nigeria (artículo “En el ecuador, 6 meses de imágenes (2º Parte)”).

Una fiesta en la que piden a los dioses que las cosechas de ñame sean prósperas. El ñame, como os he contado otras veces, es un alimento básico en la alimentación nigeriana. El yam (en inglés), o ñame, es tan importante para ellos como para nosotros el aceite de oliva.

Un festival en donde disfrutamos de la danza al ritmo de la música africana, de luchas en césped entre hombres y mujeres, y por supuesto, del enorme colorido que desprendía aquel ambiente. Lugar en donde, nosotros, los blancos, dábamos el cante no sólo por el color de nuestra piel, sino también por nuestro atuendo.

Y bien, nuestra visita a Ugep culminó con la compra de un cerdo, que si no recuerdo mal nos costó unas 10 o 12.000 nairas (unos 50 ó 60 euros).

Comimos cerdo felizmente hasta que un día, mientras devorábamos sin aliento la pata de cerdo al horno que preparó el grupo de cocina de Foski, alguien se aventuró a comentar la enfermedad que transmiten los cerdos y que puede resultar mortal, la triquinosis. Algunos hicieron oídos sordos. Otros, como yo, decidimos parar de comer y reflexionar. Y la conclusión fue clara: “Llevamos ya una semana comiendo cerdo. Si hemos pillado esa enfermedad, que no sé ni qué es, ya es un poco tarde, poco se puede hacer. Pues nada, a hartarme de comer cerdo, a rebañar las esquinas y a chuparme los dedos que no sé cuándo volveré a probar tan rico manjar”.

Y así fue, el cerdo no lo volvimos a catar en casi todo el año y de la triquinosis nada se supo. Eso sí, el cerdo nos dejó otra anécdota curiosa que estuvo latente en casa durante todo el año: la desaparición de uno de los solomillos. Aunque desgraciadamente, el solomillo no fue lo único que desapareció en nuestra humilde morada (ver artículo, “Hay una rata entre nosotros”).


También se produjeron grandes acontecimientos en el orfanato. Nos pusimos el mono de trabajo y… ¡a limpiar el patio!

Cristales, papeles, cuchillas, cartones, hierros, clavos, palos, desechos,… y un largo etcétera habían formado parte de aquella zona de juego durante mucho tiempo. Pero tenían los días contados. Rastrillos, cubos y hasta una bañera, que la llenamos en varias ocasiones, fueron necesarios para dejar el patio limpio.

No bastaba con limpiar, la idea era no ensuciar, o al menos no utilizar el patio como basurero municipal. Nos costó un poco implicar a los niños en la tarea, pero al final, casi todos pusieron un granito de arena. Incluso lo más pequeños.


Y por supuesto, agosto quedó marcado por el trote de cumpleaños que celebramos. Empezamos con Bo y María, y terminamos con Ester y Valle (ver artículo, “Feliz, Cumpleaños Feliz“). Ahora todos, un añito más viejos… ¡Ups!, mayores. Felicidades a los cuatro y a seguir sumando años con tanta alegría.

El año pasado en Nigeria fue San Agosto, y este año en España es San Agustín, patrón de Linares. ¡Empieza la feria! ¿Quién se une a la fiesta? Del 27 de agosto al 1 de septiembre. Dicho queda.

Read Full Post »

Older Posts »

Viajando

Imágenes y sensaciones

Blog de Viatges Tuareg

Allí donde terminan las rutas habituales.